Nyman, sublime

El compositor británico es el elegido para encarar el estudio más tedioso al que me he tenido que enfrentar jamás. Las letras impresas, muchas sin significado aparente, se acumulan en mis ojos, aunque no todas en mi cerebro, lamentablemente. Pero, ¿qué se puede hacer si por mis oídos entran notas que me anulan el juicio, me invaden y toman mis neuronas para poder captarlas mejor?
Mala elección para estudiar, pero la mejor para dejarse llevar un caluroso y tormentoso día de junio. Sólo cerrar los ojos y descubrir que la música se hace sólida, la ves, la miras, la hueles, te toca, te eriza la piel, te atraviesa y te eleva. Si te dejas llevar donde ella quiere, vuelas por encima del bien y del mal, y lo mejor, es que no te importa.

Nyman tiene ese poder, el de no dejarme otra opción que parar lo que esté haciendo y dejarme embriagar por todas sus composiciones. MAN ON WIRE, EL PERDÓN, EL COCINERO, EL LADRÓN, LA MUJER Y SU AMANTE, PROSPERO’S BOOKS, WONDERLAND, incluso EL PIANO (más conocida, pero no la mejor, sin duda) me atrapan, me seducen, me arrastran, me invitan a formar parte de su universo; ese que es por momentos tenso, por momentos frío, por momentos candoroso, pero siempre abrumador, especial, magnífico.

Pero hoy me quedo con MAN ON WIRE, que me devuelve el equilibrio con sus notas punzantes, como en el corte Memorial, con la voz agudísima que te traspasa en su justa medida, para que sientas lo que siente, para que se te clave en la piel, pero sin dolor. 12 minutos de track que no puedes dejar de escuchar ni debes dejar de sentir.

O ese primer minuto de History of the Insipid, con ese solo de oboe al que luego se sumarán, sublime y subliminalmente, el piano, el violín… La más conocida Chasing Sheep me sigue gustando a pesar de las miles de veces que la he escuchado. El ritmo que impone, el crescendo frenético de las cuerdas,  el piano que los coordina a todos y sus leves modificaciones a pesar de la, aparente, repetición de su estructura. Sus cambios de musicalidad, de ritmo. Esas manos que vuelan sobre el teclado ya hacia el final del corte de la versión que ofrece en MAN ON WIRE, y su final que no es más que una vuelta al principio para terminar tan arriba que necesitas unos segundos para reponerte de lo que acaba de pasar por tu cuerpo.

Y pasamos a minuto y medio de A Ramble in St. James’s Park y la magia continúa atravesándote los oídos, rozándote los sentidos, acariciándote el alma, para terminar con Drowning By Number 2, con la que sientes que te estás meciendo sin saber por qué ni por quién. Pero es el violín el que se acurruca en tu oído y te deja sin respiración.

No la necesitas, no mientras escuchas las obras maestras de Michel Nyman. Voy a dejarlo aquí porque tengo que volver a lo que tengo que volver, a mi pesar.

Qué malo eres, amigo, no me dejas estudiar. Y yo que quería ser como tú…

F: 4  B: 7

Anuncios

6 comentarios en “Nyman, sublime

  1. Yo también pasé mi etapa Nyman, es inevitable. Eso sí: los temas de “Man on Wire” son de reciclaje: en concreto, “Chasing sheeps is best left to sheephers” (que es el título completo, si no he cometido alguna burrada ortográfica sajona) es de la banda sonora de “El contrato del dibujante”, una de sus colaboraciones con Greenaway.

    Besos!

  2. F: 4 B: 7

    Ah, ya me parecía a mi que me sonaba de alguna otra, tendré que adquirirla. Bueno, eso del reciclaje será condición inherente a los compositores. Ahí está Joe Hisaishi reutilizando sus composiciones de NAUSIKÄA DEL VALLE DEL VIENTO en EL VERANO DE KIKUJIRO o el maestro John Williams y su ¿homenaje? ¿plagio? de LA CONSAGRACIÓN DE LA PRIMAVERA en TIBURÓN (y nota a nota, además)
    Ayns, echo de menos mis burradas al piano con alguna de estas obras…

    lml

  3. F: 4 B: 7

    Tocaba, tocaba.
    Hace tres o cuatro vidas.
    Después de querer ser Fraggle Rock, quise ser compositora de bandas sonoras… Qué tiempos aquellos.

    lml

  4. Nunca he dejado mis sueños. Aún me imagino que consigo dejar mis problemas, disfrutando con Gobo, Rossi, Dudo, Bombo y Muzzie. :o)
    Ahora invento nuevas miras para poder alcanzar y quizá recupere el piano un año de estos…

    lml

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s