CANINO

Buff, cómo describir esta película.
La angustia y la incomprensión copan la hora y media de diálogos y actuaciones absolutamente incómodos para el espectador.
Constantemente me ha llevado a películas como LOS IDIOTAS o DOGVILLE o incluso FUNNY GAMES. Por la violencia física explícita e implícita, la violencia del morbo, la violencia simbólica de los silencios, de la transformación de la realidad y la manipulación.

Pone de manifiesto la relevancia del control paterno y de la educación. No hay duda de que somos experimentos de nuestros padres, y la cinta te demuestra que no es ni mejor ni peor, sólo son las circunstancias de cada progenitor lo que provoca que los vástagos se comporten de una manera u otra.

Al estilo de EL BOSQUE, donde la amenaza exterior es generada desde el interior, el chalé de los protagonistas ejerce de centro del universo familiar. Con esas características tan propias como que los gatos (joooo, pobrecillos) son los monstruos más espeluznantes del mundo y los zombies son unas simples florecillas amarillas. La visión se retuerce y se regenera para proteger a unas criaturas que se dedican a jugar y “descubrir” la vida en ese escenario teatral que es su propio entorno familiar.

Hora y media de angustia, provocación, confusión de géneros (¿drama?, ¿comedia?, ¿terror?) y personajes magistrales, con ese padre excesivamente protector, una madre que sufre en silencio acatando órdenes para no desequilibrar el estatus familiar, y unos hijos que conciben un mundo paralelo de una forma estoica e inocente. Todos los actores con un altísimo nivel de concentración y concisión, pero transmitiendo todo lo que llevan dentro con una mirada dulce, una palabra tergiversada o una caricia sangrante.

Una película diferente a todo lo que he visto hasta ahora y que quedará en esa lista de cintas inclasificables que volveré a revisitar de vez en cuando. Para no dejar de pensar que otro mundo es posible, para bien y para mal, dependiendo de la visión con la que se eduque.

F: 4  B: 7

Anuncios

2 comentarios en “CANINO

  1. Javier

    ¡Impresiontante reseña!. ¡Mejor imposible!. Cuando la vimos Mariapa y yo nos quedamos anonadados. De hecho, en el momento del Canino, sentí un mareo bastante profundo. O no lo sentí, porque cuando me quise dar cuenta la escena ya había pasado y yo ya estaba mareado. Una cosa extrañísima.
    La película para mí es increiblemente desgarradora y me dejó una huella imborrable que perdurará hasta que tenga hijos y tenga la oportunidad de darles la educación que merecerán.

  2. F:4 B: 7

    Lo reconozco, la escena del Canino se sumará a mi gran lista de planos que no he visto. Creo que podría hacer una película entera con ellas. Si algún día me da el punto, las veré todas a la vez!

    Ten cuidado con la educación. Mejor una ración sin límites de Bob Esponja!

    lml

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s