A quien corresponda

Conversar, sin miedo, directamente a los ojos, como hacía años que no pasaba. Con confianza, como hacía más años que no pasaba. La timidez impera, pero respiro sin dificultad e incluso soy capaz de no tartamudear, aunque me cueste encontrar a veces las palabras. Aprender, seguir formándome sin que se note, junto a un té, con agua en su justa medida, como la conversación. Pensando después, junto a la Luna si metí la pata con alguna frase, alguna palabra, algún gesto. No encontrando nada malo. Recibiendo regalos físicos e inmateriales que ni siquiera serán percibidos por quien los envía.

Aventuras, recuerdos, emociones, previsiones, sueños, inseguridades. Todo se mezcla con el aire, con la tranquilidad que respiro. Tiemblo, por supuesto, es algo que no puedo evitar, es inherente a mis manos (una más que otra), trato de disimularlo. No sé si puedo. Temo la pesadilla recurrente de que mi ignorancia se rebele y salga de su escondite y me deje así, sin escudos y sin poder defenderme y acurrucarme detrás de una frase más o menos coherente que evite la vergüenza. El miedo se multiplicaría, ¿podría volver a aguantar la mirada?

Gracias por la confianza.

F: 4  B: 7

Anuncios

Un comentario en “A quien corresponda

  1. Anónimo

    Ese té reposado descansa descansa eternamente en el Ohara(estómago), centro energético de la filosofía Zen. El descanso que proporciona la confianza puede liberar de muchas tensiones y malestares con el mundo, pero solo es cuando la reciprocidad la lleva al culmen de la unión intelectual, cuando se da la máxima utilidad del descanso.
    A veces, para que la mano no tiemble, para que la lengua se suelte, lo único que hay que hacer es no pensar en nada y dejarse llevar, como nos dejamos llevar cuando somos niños y, curiosos, dejamos que las olas del mar mezcan el cuerpo y dobleguen el miedo.
    El miedo solo existe si nos asustan las consecuencias. El miedo no somos nosotros, el miedo es solo cuando se le deja ser.
    No hagas nada, no pienses nada, no digas nada, tan solo mira las estrellas y gobierna el rumbo de tu mirada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s