La escalera

El cordón desatado quedó enganchado entre dos peldaños.

Lo intentó sacar con toda su alma, pero el cordón ni siquiera se rompió.

Tampoco dio tiempo a quitarse la zapatilla.

La escalera mecánica fue implacable.

Solo resistió el reloj, al final de la escalera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s