Mis mañanas con Mafalda

Por un segundo sentí vergüenza.

Mi compañero de autobús leía concienzudamente la sección de Política de un diario nacional.

Yo, a su lado, sonreía mientras Miguelito le decía a Mafalda que era la última vez que cometía el error de tener 6 años.

Le he mirado, y él a mí. He sentido vergüenza.

Hemos bajado en la misma estación. Él, con cara de pocos amigos; yo, con una sonrisa amplísima en la cara.

Por un segundo sentí vergüenza, sí; pero la alegría me duró todo el día, y su mala leche posiblemente también.

Filosofías de vida

Anuncios

2 comentarios en “Mis mañanas con Mafalda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s