Banquillos sin límite de edad

El Vicente Calderón lleva toda la temporada coreando el nombre de Luis Aragonés, de 73 años. Lo reclamaban como sustituto de Manzano antes de la llegada de Simeone. Es la misma edad que tendrá Giovanni Trapattoni en la Eurocopa 2012, en la que dirigirá a la selección de Irlanda. Gaston Barreau con Francia y Cesare Maldini con Paraguay acudieron a los mundiales de Suiza (1954) y Corea y Japón (2002), respectivamente, ya septuagenarios. Guy Roux sopló 70 velas dirigiendo al Auxerre francés, y sir Alex Ferguson las soplará el día 31 con su Manchester United.

Casos como estos indican que esta profesión no entiende de jubilaciones anticipadas ni de ampliaciones hasta los 67. Algo tendrá para que nadie piense en el retiro: ni entrenadores que sufren más viendo los partidos desde casa, ni clubes que no dudan en acudir a los maestros, tengan la edad que tengan.

Cruyff, Míchel, Guardiola, Di Stéfano o Irureta se hicieron entrenadores cuando su edad les alejó de la titularidad. José Mourinho, Víctor Fernández, Benito Floro o Rafa Benítez ya lo eran sin pisar apenas el césped. Y está Luis Aragonés, que se acostó como jugador y se levantó como entrenador. Cambió la camaradería por tratar de usted a los que hasta la noche anterior habían sido sus compañeros de vestuario. Y las botas por una carpeta llena de apuntes y estrategias. Comenzó en 1975 en el Atlético de Madrid, al que volvió en tres ocasiones más. Dirigió a Betis (dos veces), Barcelona, Deportivo, Sevilla, Valencia, Oviedo y Mallorca antes de llegar a la selección. Hasta hace dos años entrenó al Fenerbahçe turco.

Juan Carlos Lorenzo el da la alternativa a Luis - 1974
Luis Aragonés, recién fichado como entrenador del Atlético de Madrid

 

Poco tiempo ha estado sin sentarse en algún banquillo. Por eso, nadie se extraña que a sus 73 años sentencie lemas como: «Tengo ganas de entrenar». No lo hace Javier Irureta: «Si eres un hombre de fútbol, como él, nunca terminas de retirarte. No tienes las mismas condiciones físicas, pero sí una mochila llena de experiencia y miles de vivencias en situaciones parecidas», comenta a ABC.

Tampoco duda Arsenio Iglesias, otro que pasó gran parte de su vida en el césped y que ahora ronda los 81: «Es un técnico muy bueno que se siente cómodo en el banco, no sería ningún trastorno para él regresar a los entrenamientos», asegura.

Sin embargo, Luis Aragonés no le da importancia a su deseo de seguir dirigiendo: «Esto es como todas las profesiones, da igual que seas entrenador que cualquier otra cosa. Si tratas con cariño a la profesión, te gusta, la respetas y te sientes a gusto, no dejarías de hacerla nunca», reflexiona.

Arsenio, O raposo de Arteixo, que no se arrepiente de haber dedicado tantos años al fútbol aunque sí reconoce que se pasan más malos momentos que buenos, comenta: «Es muy ingrato ese puesto. Si ganas estás en boca de todo el mundo porque eres muy bueno; si pierdes, también, pero por lo contrario». Categórico, Aragonés le quita importancia: «Ingrata también es la vida, pero da gusto vivirla».

Arsenio Iglesias

Con los 75 ya cumplidos, Arsenio Iglesias seguía vinculado al fútbol como seleccionador de Galicia, «pero ya se terminó, estoy retirado de todo eso». Aun así, acompaña de vez en cuando a los veteranos del Dépor en algún bolo. Cuando se acabó su chispa como jugador regresó a casa. No pensó en entrenar, pero le dijeron si quería preparar al filial del Deportivo y aceptó. «Bueno, lo tenía en la cabeza, pero mitad y mitad. Además, había que ganarse el pan», confiesa. Aprendió de tanto que jugó y de la pasión con que vivía cada partido. En su historial figuran Hércules, Burgos, Zaragoza, Elche, Almería o Real Madrid, pero será recordado siempre por ser el creador del Superdépor.

Se lo pasó bien y se queda con lo bueno: «Los lugares y las personas que he conocido, la progresión que pude ir alcanzando… No ganas nada con pensar en las cosas malas, para lo que vamos a estar aquí». Irureta añade que es «tu propio interior lo que te anima a continuar. Eres entrenador siempre. Que te llamen cuando ya tienes tantos años demuestra que has marcado una época y que te valoran, la afición y el club. Es lo que me haría seguir a mí».

Vivirlo siempre
Aunque no estén en los banquillos, los tres siguen el fútbol con pasión: «Lo vives a base de verlo, no te queda otra», comenta Aragonés. Lo confirma el técnico vasco: «La mente del entrenador no deja nunca de funcionar y ves un partido siempre desde tu punto de vista, pensando en cómo lo hubieras hecho». Aunque el gallego apostilla desde los años que les diferencian: «Luego vas aflojando y acabas por verlo cada vez más lejano». Y suelta una risita cuando se le pregunta si se ha sentido siempre querido: «Me han tratado bien y me han tratado mal. El marcador es lo que te condena o te alza al éxito. Con los años aprendes a relativizar, a que nada es verdad del todo». Habla la experiencia.

En la memoria del fútbol español se encuentran varios casos de entrenadores que alcanzaron la barrera de los 70 sentados en el banco. Helenio Herrera pasó por doce clubes (repitió con el Barcelona, donde se retiró, y en el Inter de Milán) además de ser seleccionador de Francia, Italia y España (1959-1962). Y pensó que era suficiente cuando cumplía los 71.

Helenio Herrera

Menos se movió Miguel Muñoz, pero igual de extensa es su carrera. El Real Madrid (1959-74) o la selección española por la que pasó en 1969 y entre 1982-88 fueron los equipos que más marcaron su trayectoria. La muerte le vino a buscar con 68 años, dos después de cerrar su último capítulo como seleccionador. Como si ya la vida no tuviera sentido sin acudir cada domingo al banquillo.

Miguel Muñoz (Foto: realmadridfans.org)

Más desconocida es la figura de un canoso antes de tiempo, siempre ataviado con sombrero, un señor. Se paseó por Barcelona (donde consiguió dos Ligas), Athletic (otra Liga) y Atlético, Oporto, Betis, Murcia, Sevilla, Español y Zaragoza, entre otros, impartiendo cátedra durante tres décadas. Ferdinand Daucik era de origen checoslovaco, pero pronto se convirtió en Fernando. El Sant Andreu fue su último equipo, al que dejó a punto de cumplir los 70.

Ferdinand Daucik (Foto: blaugranas.com)

Toshack solía decir que «un entrenador es tan bueno como su último resultado». Sin embargo, hay técnicos que perduran en la memoria de los aficionados más allá del último domingo. El apoyo y la adrenalina de los banquillos no entienden de edad.

Veteranos históricos
Ferdinand Daucik: Este gentleman del fútbol impartió su magisterio en Barcelona, Athletic, Atlético, Oporto, Betis, Sevilla y Zaragoza, entre otros.
Arsenio Iglesias: El creador del Superdépor dice : «Me han tratado mejor o peor dependiendo del marcador. Con el tiempo lo relativizas todo».
Helenio Herrera: Futbolista y técnico de origen argentino, entrenó a doce clubes, incluyendo Atlético de Madrid y Barcelona, y además fue seleccionador de Francia, Italia y España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s