Luto para abrir el Dakar 2012

Solo tenía un objetivo: llegar cada día a la meta y poder terminar la carrera. Sin embargo, el destino le dio poco tiempo para disfrutar su segunda participación en el Dakar. Una caída y un posterior paro cardíaco por el traumatismo sufrido dejaron clavado a Jorge Martínez Boero en el kilómetro 55 de la etapa inaugural. Los cinco minutos que tardaron los servicios médicos en llegar a socorrerle fueron demasiados y el piloto argentino falleció mientras le trasladaban en helicóptero. Según los testigos, el accidente se produjo en una recta en la que los vehículos superaban los cien kilómetros por hora. «El piloto cogió una loma de tierra suelta y perdió el control de la moto. Voló hacia un terraplén y rebotó unos tres o cuatro metros», contó un espectador a la radio local Rivadavia.

Para poder acudir a la cita, Boero vendió el apartamento donde vivía en Bolívar, provincia de Buenos Aires, según ha contado el diario argentino «Olé». Y ya el sábado sufrió el primer percance al ver cómo se rompía su camión de asistencia. Pero el hijo del campeón de Turismo en Carretera de 1982 tenía hambre de Dakar y quería darle un homenaje a su «viejo». «No pienso bajar los brazos, voy a poner todo para llegar a Lima», aseguró a través de su cuenta de Twitter. Todavía impacta el último mensaje que dejó en la red social. Como si de una premonición se tratara: «Voy a dar todo, lo que no mata, fortalece».

Boero ya conocía la dureza del trazado. Debutó en la pasada edición del Dakar, de la que tuvo que retirarse en la sexta jornada. Se perdió durante la noche y terminó colgado de un precipicio durante las ocho horas que tardó en recogerle el equipo de rescate. Tardaron tres días en rescatar su moto. No obstante, la adrenalina, la emoción del día a día, la cordialidad con el resto de participantes y el afán de superación pueden más que las notas de luto que salpican esta competición desde sus orígenes.

Vuelta al origen
En esta edición, la organización había intentado buscar un recorrido más parecido al trazado africano, pero ya sea en África o América, los accidentes, mortales o no, son tan característicos del Dakar como los paisajes agrestes y los colores cálidos. La etapa inaugural se desarrolló entre las ciudades argentinas de Mar de Plata y Santa Rosa. Un recorrido total de 763 kilómetros pero de los que solo 57 fueron cronometrados. En motos, este primer trazado de contacto con la competición la ganó el chileno Francisco «Chaleco» López que cruzó la meta con un 32 minutos y 37 segundos. Le siguió el español Marc Coma, a tan solo 14 segundos. A su llegada a la meta, el piloto barcelonés aseguró que la etapa había sido suave: «Un calentamiento muy bonito bordeando el mar y cinco kilómetros de dunas sin dificultades».

Coma y López se enteraron de la trágica muerte de Boero al llegar al campamento y ambos tuvieron palabras de apoyo para la familia del piloto. «Nadie merece pagar este precio por una carrera», aseguró el español e indicó que con estas noticias se debe reflexionar sobre las causas de los acidentes para evitar que se repitan. «Esto es apasionante, pero el riesgo también está ahí», afirmó López.

A los 38 años, Jorge Martínez Boero deja su nombre para siempre en la memoria del Dakary en la larga lista de fallecidos que, entre pilotos y espectadores, supera lo

Jorge Martínez Boero

s sesenta. A pesar de la tragedia, el Dakar ya se pone serio hoy con una etapa entre Santa Rosa y San Rafael, con las dunas de Nihuil como invitadas de honor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s