Diosas de goles invisibles

El Mirandés puso una vez más en evidencia las grandezas del fútbol denominado pequeño, ese que no puede sobrevivir solo con la destreza con el balón sino que depende de otras actividades más mundanas como el trabajo en un banco. Esta situación la conocen muy bien Marta Torrejón, Verónica Boquete o Ana Romero “Willy”. Nombres desconocidos de una Primera división olvidada e invisible. Han dado mucho al fútbol español, pero su deporte tiene el apellido «femenino», lo que las oculta de los grandes focos, destinados todos ellos a sus congéneres masculinos.

«Comencé como todos, jugando con mi padre y luego en un equipo de chicos hasta que la edad me hizo elegir un grupo de chicas, pero no había muchos», recuerda Ana Romero, más conocida como «Willy». Tuvo que informarse de que sí había posibilidades de demostrar su arte con el balón en equipos femeninos, primero en el Hispalis, después en Dos hermanas, hasta que su sueño se hizo demasiado grande para contenerlo en un club que no luchara por los grandes títulos. Aterrizó en el Español y allí se encontró con una infraestructura que también comenzó con un anhelo hace ya 40 años y que ahora es una realidad con una Superliga, cinco Copas de la Reina y muchas ganas de seguir aspirando a todo.

Ana Romero "Willy"

Patricia Coma, responsable de Relaciones Externas y Organización del Fútbol Femenino del Español, vive por y para el deporte rey, versión reina, y ha vivido buenos momentos con grandes patrocinadores, aunque sufre ahora el azote de la crisis. «También nos ha afectado, claro. Hemos pasado de tener aportaciones muy altas a tener que recortar los sueldos y parte del equipo técnico para continuar». El orgullo y las ganas superan cualquier adversidad, pero también es realista: «Sabemos que el fútbol femenino no genera ingresos y podemos estar contentas porque hace unos años había unos sueldos por encima de lo normal, ahora todo se ha estabilizado un poco, pero seguimos aspirando a todo».

Este año las futbolistas del Español están dadas de alta en la Seguridad Social, un seguro aunque no todas tenga una nómina a final de mes. «Los sueldos más altos pueden llegar a mil euros, pero lo normal es que te sirva para sufragar los gastos mientras estudias y poco más. En cualquier caso no podemos quejarnos porque incluso se pensó en cerrar la sección y se ha conseguido equilibrar el presupuesto para que sobreviva», afirma Ana Romero.

Le secunda Marta Torrejón, de 21 años y a punto de terminar Biología. «No se puede comparar al fútbol masculino, desde luego. He visto equipos viajando 600 kilómetros o más en autobús, o perdiendo el partido porque no tenían dinero para sufragarse el partido». Ella no se puede quejar, siempre se ha desplazado en avión para los partidos y es consciente de la situación que vive el fútbol femenino en estos tiempos: «Esto es devoción y ocio. Es un trabajo más un hobbie. Nos lo tomamos así, con responsabilidad, pero sabiendo muy bien que no se puede tomar como un medio de vida, por lo menos en España». Por eso ella tiene muy claro que los estudios le ayudarán a conseguir un futuro, pero no cierra las puertas a cualquier oportunidad en el extranjero: «Por supuesto que me gustaría probar la experiencia, sobre todo probar la Liga inglesa o la norteamericana».

Marta Torrejón

Exportando estrellas

Es lo que hizo Verónica Boquete: «Tenía muy claro que el fútbol iba a ser una carrera profesional y en España no lo iba a poder lograrlo. Era un sueño y un objetivo». La oportunidad llegó mientras jugaba un partido con la selección. Los ojeadores de un equipo de Segunda división de Estados Unidos se fijaron en su destreza con el balón y le invitaron a pasar un mes con ellos. La puerta abierta que esperaba. Llegó y triunfó. Ayudó a ganar la Liga y fue MVP.

Un día antes de regresar a España, un equipo de Chicago le hizo una oferta. Cambió el billete en ese instante. España podía esperar. «Fue una experiencia inolvidable. Siempre se dice que te quedas con el momento de ganar un título, pero yo me quedo con el año entero que pasé y que me abrió las puertas a todo lo demás». También reconoce que ha tenido que sacrificar estar lejos del a familia y de los amigos, pero no lo cambiaría por nada: «Como experiencia ya vale la pena, es un enriquecimiento personal que no te da otra cosa. Me compensa todo porque estoy viviendo de lo que me gusta. Soy una privilegiada».

Verónica Boquete

Ahora está en Suecia, y Rusia y Estados Unidos ya conocen su arte sobre el campo. Tres países que viven el deporte de una forma muy diferente a España: «En Estados Unidos hay un partido de fútbol femenino en la televisión cada semana. La cultura deportiva es impresionante. Todo el mundo hace ejercicio. Y si lo practicas como un trabajo, la admiración que sienten por ti es impensable en España».

También Laura del Río compartió aventura norteamericana con Boquete. Estrellas del fútbol femenino español que sienten el deporte como una forma de vida y no aceptan las limitadas salidas que se ofrece en España. Tan dura es la frontera que la selección española de categorías inferiores es un referente mundial, pero no así la absoluta. «En la Liga nacional hay muchos niveles, pero todos los equipos son competitivos y te puedes llevar alguna sorpresa en todos los campos. Y a la selección absoluta todavía le falta el último tirón. La sub 17 y la sub 19 son campeonas de Europa, y la absoluta todavía no ha conseguido romper. Pero creo que poco a poco se conseguirá», afirma Marta Torrejón. El problema, según Boquete, está en que no hay profesionalización: «Cuando llegas a la selección absoluta, estás en una situación en la que tienes que elegir: fútbol o estudios. Y lamentablemente en España no puedes dedicarte solo a jugar. El fútbol siempre termina perdiendo en esa decisión».

La invisibilidad como losa

Quejas de un deporte que se vive con pasión, pero del que apenas se sabe nada. «Es muy duro ver que los propios habitantes de una ciudad no saben que tienen un equipo de fútbol femenino», se lamenta Marta. Y es que la invisibilidad con la que se vive este deporte merma las posibilidades de aspirar a más. «Siempre trabajamos en tres frentes, conseguir inversiones, ser un referente social como ayuda a asociaciones de mujeres o grupos minoritarios, y, sobre todo, la lucha eterna de ser visibles», dice Patricia Coma. Lo buscan todos los clubes, aunque saben que el problema no tiene fácil solución. «Sabemos que no se genera ingresos, pero por eso mismo necesitamos que la gente nos vea, estar presentes en la sociedad para que se pueda invertir en el fútbol. La gente no apuesta por lo que no conoce ni ve».

«Faltan referencias femeninas como sí las hay en el fútbol masculino, para que las niñas puedan saber que hay futuro más allá de los 13 años, cuando los equipos de chicos te apartan», comenta «Willy». Han comprobado que se han roto ciertas barreras, pero todavía es raro ver que una chica juegue al fútbol. «Antes de querer una liga profesional se tienen que trabajar muchas pequeñas cosas. Como la propia educación por la igualdad -se queja Boquete-, y después, todo lo demás: instituciones, federaciones, clubes… Y los medios de comunicación, que son nuestro vínculo con la sociedad, son una parte fundamental para darnos a conocer y demostrar que se puede seguir disfrutando de un hobbie, que hay gente que está en tu situación».

«No es solo un problema del fútbol, apenas hay noticias sobre deporte femenino. Pero se llenó el campo el pasado domingo porque se hizo publicidad del partido, así que si se quiere, se puede», concluye «Willy». Todas tienen un espacio para la esperanza y todas coinciden en que se ha avanzado mucho desde una década atrás. Todavía queda mucho, pero hay que seguir dando pasitos cortos para alcanzar la meta. «Y no vamos a parar», advierte Patricia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s