Páginas de emoción y goles

La épica de las remontadas, la tragedia de las derrotas, la comedia de las victorias, la sed de venganza, la vida y la muerte entre una final ganada y una perdida. Nada hay más literario que el fútbol. Y, sin embargo, pocos y sin continuación habían sido los intentos por volcar en palabras la emoción de la obra siempre inédita. Pero también fueron determinantes.

Jorge Valdano y sus «Cuentos de fútbol», «Los once y uno» de Gonzalo Suárez, las loas de Rafael Alberti a ciertos jugadores, los artículos de Javier Marías o los ensayos de Vázquez Montalbán sirvieron para romper la barrera que dividía al fútbol de los círculos culturales.

Oda a Platko de Rafael Alberti

No nadie, nadie, nadie.
Camisetas azules y blancas, sobre el aire.
Camisetas reales,
contrarias, contra ti, volando y arrastrándote.
Platko, Platko lejano,
rubio Platko tronchado,
tigre ardiente en la yerba de otro país.
¡ Tú, llave, Platko, tu llave rota,
llave áurea caída ante el pórtico áureo (…)[]

Enmarañados en la actualidad futbolística que escupen cada día los periódicos, a España le falta mucha cultura futbolística para acercarse a países como Inglaterra o Alemania donde la literatura deportiva es un género en sí mismo, opina Carlos Ramos, director de la editorial Córner. Y también Carlos Marañón, coleccionista de libros sobre fútbol, hijo de futbolista y futbolero: «Ya no da vergüenza decir que te gusta el fútbol, pero al convivir con la prensa deportiva hay que buscar nuevos caminos».

Por eso Emilio Sánchez Mediavilla y sus dos amigos periodistas buscan con Libros del K. O. el enfoque que no cabe en la prensa: «Queríamos recuperar los grandes reportajes, el análisis y profundizar en un tema que nos apasiona, pero que siempre se queda en la superficie».

Fútbol de regalo

Trascender la mera actualidad es también el objetivo de Aitor Lagunas, responsable de«Panenka». A través del fútbol se pueden contar muchas cosas, «como el nacimiento de Sudán del Sur». Por eso, eligen autores heterogéneos, incluso apartados del deporte, para que analicen qué hay más allá de un resultado.

En un país en el que el fútbol ocupa casi todos los sectores de la sociedad, la editorial LID ya puso en relieve en su «Fútbol: fenómeno de fenómenos», que existe mucho interés por «ver las otras caras del deporte, que sirven para la vida diaria», cuenta José Antonio Menor, editor de«Capitanes», y también Helena López-Casares, autora de «Equipos 10», que indica que el fútbol es «una metáfora de la vida con la que se pueden explicar muchas cosas que nos ocurren». Gerardo Marín, de Alfaguara, va más allá: «Son experiencias individuales que se retroalimentan en las conversaciones y los recuerdos colectivos. Hay saturación de fútbol visto, pero no vivido, es lo que intentamos expresar en “Cuando nunca perdíamos”; diferentes sensibilidades literarias viviendo su Barça».

Aitor Lagunas no se planteó si al otro lado habría alguien dispuesto a leer sus otras historias del fútbol, pero se sorprendió de que había gente, y mucha. Las librerías lo confirman: «Mucho se compra para regalo, pero hay más público con ganas de este producto», afirma Pilar, de FNAC. Ángel, de Casa del Libro, analiza el boom: «Cuando gana el Madrid, aumenta la venta de libros sobre Mou. Del Madrid se venden ciertos personajes; del Barça, todo el equipo». Apunta algo más, se solicitan libros escritos por periodistas, pero no por ex futbolistas. Marañón, que ha publicado «Evasión o victoria. Un partido de leyenda», está de acuerdo, cree que donde mejores escritores hay es en la prensa deportiva, pero no tienen espacio para resarcirse de las prisas diarias.

Plumas de calidad

Miguel Gutiérrez, autor de «Frases de fútbol», está convencido de que hay plumas para hablar con rigor y calidad. La que ha encontrado Miguel Aguilar, de Debate, en «Messi»: «Por encima del fútbol, la biografía se vende por sus cualidades literarias. Si está bien escrito y engancha, da igual de quién se hable».

Biografías, anécdotas, pequeñas historias, grandes reportajes… proyectos nacidos por interés personal o por buscar el beneficio y, sin embargo, «todavía faltan elementos necesarios para el debate futbolístico», escribe Santiago Segurola en el prólogo de la edición española de Dante Panzeri y su «dinámica de lo impensado», y añade para ABC: «El fútbol es sentimiento, un vínculo identitario, demasiadas cosas a las que los pensadores no pueden ser ajenos y nadie se ha puesto a hablar sobre su lado humanista, filosófico o sociológico». Marañón asiente: «Se publica mucho, y mucho está en la línea de lo populista. Al fútbol hay que tratarlo con el respeto de quien nos acompaña cada día. Espero que este boom sea solo el principio».

Un cliente se lleva «A mí el pelotón» (Córner) porque le gustan los buenos escritores y le cansan las discusiones extradeportivas. «A mí lo que me gusta es el fútbol». Emoción, estrategia, sentimiento, gol, género literario.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s