Las chicas no pueden golear

La Liga de fútbol femenino en Estados Unidos suspende la temporada 2012 por problemas económicos y litigios con un ex propietario de uno de los equipos.

Es la cuna del béisbol, tienen la mejor Liga de baloncesto y vibran con la Super Bowl, el espectáculo más visto del planeta, pero en Estados Unidos, el país donde el deporte es casi una forma de vida, no habrá Liga de fútbol femenino profesional. Al menos, en 2012. «La decisión ha sido muy difícil de tomar, pero tenemos que solucionar problemas legales y de infraestructuras para que el fútbol femenino encuentre el espacio que se merece», reza el comunicado oficial. Palabras que esconden guerras internas y, más profundamente, un debate sobre la presencia de este deporte en la sociedad americana.

En la temporada 2002-03, la WUSA intentó lanzar el fútbol femenino, pero las ínfulas de grandeza no pudieron soportar el proyecto. Se retomó hace tres años y, como todo lo que pasa en Estados Unidos, pronto se convirtió en el paraíso del fútbol femenino, por infraestructuras, promoción, repercusión mediática y calidad de vida de las jugadoras, que encontraron un destino en el que poder dedicarse al fútbol como medio de vida.

Sin embargo, también fue el destino de promotores con ganas de darse publicidad utilizando los equipos de fútbol como pasaporte hacia el mundo. Fue el caso de Dan Borislow, empresario, inventor y criador de caballos purasangre, que vio en el fútbol femenino un negocio más donde imponer su autoridad. Compró la franquicia de Washington Freedom y la trasladó a Florida.

A la Liga le interesaba porque conseguía una inyección importante de dinero, pero se dedicó, «como Piterman en el Racing y en el Alavés, a jugar con el equipo», comenta Manuel Galán, periodista especializado en fútbol femenino y redactor de futfem.com. «No respetaba ninguna regla de la Liga e incluso llegó a entrenar un partido sin tener licencia».

El conflicto llegó hasta el punto de que la WPS no dudó en expulsar de la competición al magicJack a pesar de que perdería a uno de sus pilares para sobrevivir como Liga profesional. La Federación de Fútbol les concedió el favor de poder disputar una Liga con seis equipos, cuando la etiqueta de «profesional» solo se concede a ligas con ocho equipos, siempre que pudieran mantenerse y aumentar a los ocho reglamentarios en 2014. Pero Borislow no se quedó de brazos cruzados y alegó en los tribunales que su expulsión era improcedente. La sentencia le dio la razón, pero la WPS se negó a dejarle volver y «llegaron a un acuerdo de mínimos: magicJack no competiría, pero sí disputaría partidos amistosos», continúa Galán.

No obstante, los costes del litigio han mermado la economía de la Liga, que ha dado como resultado la suspensión de la temporada 2012. Las jugadoras españolas que han probado la experiencia confían en volver. «La única esperanza es que sirva para que en 2013 la Liga americana sea más fuerte y se consolide», suspira @VeroBoquete. «Yo cumplí el sueño de jugar allí y me gustaría repetir experiencia», afirma @ADRIANA_MARTIN. Laura del Río, por su parte, ya busca nuevo equipo.

No obstante, subyace un problema económico y social. La falta de promotores e inversores que apuesten y compren franquicias, por un lado, y la falta de reflexión sobre el lugar que ocupa el deporte femenino en la sociedad, por otro. De momento, las chicas se quedan sin goles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s