España se trae la plata del Campeonato del Mundo de División II en Reikiavik

La selección perdió el último partido contra Estonia por 3-5 lo que le impide subir a la máxima categoría

No pudo ser. No se pudo repetir victoria en el último partido y España quedó segunda en la clasificación del Campeonato del Mundo de División II de hockey hielo.

Después de un gran campeonato, los chicos de Basile no lograron el subir al primer cajón del podio, lo que les hubiera dado el ascenso al grupo de élite del hockey hielo mundial.

En el último partido, Estonia venció a los españoles por 5-3, aunque España estuvo siempre cerca de empatar. Los estonios se adelantaron en el minuto siete del primer periodo y aunque Carlos Quevedo subió el empate de forma inmediata, Rodin volvió a adelantar a Estonia. En el segundo periodo, los estonios apretaron y lograron perforar por dos veces la portería de Ander Alcaine. Lahesalu y Semjovov pusieron un difícil 1-4, pero España no se dio por vencida. Pol González y Pablo Puyuelo pusieron la ilusión de nuevo en el marcador español (3-4) a falta del último periodo. Ivanov desbarató los aires de remontada subiendo el 3-5 definitivo que deja a España sin oro.

No obstante, España ha demostrado en Islandia un gran estado de forma y ha dado un golpe sobre la mesa para advertir a todas las selecciones, que en España también se juega a hockey y que el nivel no tiene nada que envidiar al de otros países con más tradición de hielo.

Tras cuatro victorias (Croacia, Nueva Zelanda, Serbia e Islandia), España se trae una medalla de plata que tiene que saber a oro por el buen campeonato que han realizado.

La selección masculina de hockey hielo

Aquí, en abc.es: http://www.abc.es/20120420/deportes/abci-hockey-hielo-plata-201204201252.html

Tampoco Serbia es rival para España

España está reivindicando su nombre en la élite del hockey hielo desde que comenzó el campeonato Mundial de islandia. Si primero cayó Croacia a tres segundos del final, después le tocó el turno a Nueva Zelanda, que terminó goleada por siete goles a cero.

La tercera víctima de esta selección con tanto hambre de podio como hockey en sus patines fue Serbia, otra de las grandes y otra que ha terminado estrellada en el muro Alcaine y golpeada con dureza cuatro veces por Alejandro Pedraz (por dos veces), Pablo Muñoz y Pablo Puyuelo. «Ha sido un partido muy complicado, con mucha tensión y se ha ganado gracias a un estupendo trabajo de equipo», relata Carlos Quevedo.

Con esta victoria por 4-2, España mantiene el liderato en el Mundial de Islandia. Se celebrará descansando el lunes y preparando los dos partidos que quedan. El martes, contra Islandia a las 22.00 horas, y el miércoles, último partido contra Estonia a las 18.30 (horas españolas). «Aún queda mucho Campeonato -recuerda Quevedo-. Nada es imposible, pero hay que ir paso a paso».

España venció 4-2 a Serbia (FEDH)

Queda mucho, sí, pero nadie le podrá quitar a esta selección que en tres partidos ha cosechado tres victorias. Nuevo golpe en la mesa de los que creían que España no es país para el hockey.

Sin piedad con Nueva Zelanda

La selección española de hockey hielo suma y sigue. Y con paso cada vez más firme por la senda del éxito en el Campeonato del Mundo de Reikiavik (Islandia). Si el jueves sorprendieron a Croacia, en su segundo partido se han dado un paseo con Nueva Zelanda, a la que han derrotado por 7 goles a cero.

Ander Alcaine sigue parándolo todo, y con un seguro en la portería, el equipo se lanzó al ataque con contundencia. Siete goles fueron el resultado, y las sensaciones sobre el hielo, cada vez mejores. En el primer tiempo, el gol de Alex Vea dio el pistoletazo de salida. Y en la segunda parte, Txetxu Gavilanes, Adrián Betrán, Desi Pérez, y Salva Barnola, daban la tranquilidad para que España comenzara a jugar a placer. Juan Muñoz y Diego Coscojuela redondearon el marcador.

Las sonrisas, cansadas, pero radiantes, así lo reflejaban y el ánimo sigue subiendo. El saludo final demostró que este equipo, además de mucho hockey en sus patines, tiene muchas ganas de lograr el podio y subir de categoría. Y, sobre todo, tiene muchas ganas de disfrutar, y si es ganando, mucho mejor.

Después de los dos primeros e intensos días, tocará descansar el sábado; reponer fuerzas, disfrutar de Reikiavik, del hotel y de la alegría por lo conseguido hasta el momento; pero también habrá que preparar el encuentro contra Serbia el domingo a las 15.00 horas (hora española).

España vence a Croacia con un gol a tres segundos del final

Se confirmaron las sospechas de Luciano Basile. Para las grandes potencias del hockey hielo, España es, sin duda, el rival más débil. Pero no se puede dudar de esta selección española a la que le apasiona este deporte. Y así, la cenicienta venció a la todopoderosa Croacia por 2-3 en el primer partido del Campeonato del Mundo.

Lo dijo Basile y lo confirmó Alejandro Pedraz: «Se confiaron porque no hay duda de que individualmente son mucho mejores que nosotros. Pero hemos defendido bien, el portero –Ander Alcaine– ha estado muy bien y hemos aprovechado sus oportunidades». Y tanto lo han hecho, que la igualdad en el marcador se rompió en el último suspiro. «No nos lo creíamos y ha sido una alegría enorme», ríe Pedraz a través del teléfono.

No obstante, no se confían; saben que subir a la categoría de élite está muy difícil. Esta primera victoria es un gran paso y suma mucha confianza, pero «quedan cuatro partidos y este ya ha terminado. Hay que ganar los cuatro que quedan (Nueva Zelanda, Serbia, Islandia y Estonia) y ya estamos centrados en el siguiente».

Final feliz, in extremis

Los croatas lograron ir por delante en dos ocasiones, y su superioridad al ataque en la primera mitad solo pudo frenarla el magnífico trabajo deAnder Alcaine que, según estadísticas del partido, desvió el 95,24% de los lanzamientos croatas. Un muro que se rompió en el minuto 27 con un gol de Kenneth Macaulay, pero Pol González consiguió empatar antes del descanso. Y a seis minutos del finao, tres goles. Los croatas, en una nueva jugada en superioridad numérica, marcaron por mediación de Ivan Sijan, y España, lejos de conformarse, se lanzó al ataque para que Pablo Muñoz devolviera las tablas al marcador. Cuando el partido parecía dirigirse a la prórroga, el otro Muñoz de la familia, Juan, marcaba el definitivo 2-3 a tres segundos del final que llevaba la alegría al conjunto español.

La selección española ha dado un paso muy importante, el siguiente se da el viernes a las 18.30 horas contra Nueva Zelanda, pero los ánimos también jugarán.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aquí, la noticia en abc.es

España comienza su asalto al podio

Suena duro y fuerte el stick golpeando el puck (pastilla), las cuchillas sobre el hielo desgarran el aire, «raaaaas», y Luciano Basile eleva sus indicaciones en inglés por encima del ruido. Sus pupilos, de pronto, se reunen a su alrededor, algunos de rodillas, otro de pie, pero todos atentos. La selección española masculina de hockey hielo prepara el asalto al Campeonato del Mundo de Reikiavik (Islandia) para recuperar la División I y, para ello, es necesario ultimar detalles.

Los ejercicios continúan. Giros, penaltis, jugadas ensayadas, defensas… hasta que Basile decide alargar en entreno para aprovechar el hielo. La comida pasa de las 1400 horas a las 1445, pero los chicos no parecen quejarse y se deslizan hacia la salida para que repasen la pista.

«Siempre estoy bien cuando estoy en el hielo», es la primera frase que dedica Basile a ABC. Toda una declaración de intenciones que se nota en el ímpetu con el que maneja al equipo, las ganas con las que se desliza y la mirada atenta que supervisa todos los movimientos que se realizan sobre la pista. Y hasta ahora, lo que ha visto en sus discípulos le gusta: «Han sido muy importantes estos tres días para trabajar técnica y táctica, y se ha progresado mucho. Estoy muy contento».

El jueves comienza el Mundial para España. Y no es fácil. El primer rival es Croacia (jueves, a las 15.00 hora española), que a su potencial sumará «cien canadienses nacionalizados», comenta Basile. No obstante, su energía encuentra la lógica: «Si no vamos para ganar, sería mejor no ir». El arma secreta de España es, precisamente, lo que la condena en el país, su invisibilidad. «Podemos tener cierta ventaja sobre el resto de selecciones porque no nos consideran un rival de entidad, nos pueden perder el respeto y podemos sorprenderles». Recuerda que ya le pasó a Italia: «Siempre nos ha ganado por diez o incluso más goles de diferencia, pero el año pasado solo nos ganó por 2-0. Se confiaron y pudimos plantarles cara», sonríe.

El jueves comienza la aventura para España, encuadrada en un grupo durísimo con Croacia, Estonia, Nueva Zelanda, Islandia y Serbia. El ascenso al grupo de élite, al que ya llegaron el año pasado, está difícil, pero los ejercicios funcionan, el ánimo está muy alto, el puck sigue resonando con fuerza y el hielo se desgarra bajo las cuchillas, «raaaaas».

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y aquí, la noticia en abc.es.