A Laura 2.5

Hola, Laura 2.5

No, no me mires así, no te voy a soltar ninguna charla porque no te la mereces. Además, serás lo suficientemente lista como para ver los problemas antes de que te lleguen y sortearás con bastante gracia cualquier discusión. No, tampoco habrá consejos. No merece la pena. Tienes escondida la capacidad para saber aprovechar las palabras de otros sin que ellos se den cuenta de que estás aprendiendo de ellas.

Solo me apetece decirte una palabra: Disfruta.

Disfruta porque la vida te va a poner en bandeja un montón de situaciones estupendas que no deberías desaprovechar. Vaya, ya me salió un consejo. Perdona. Es que me encantaría que vivieras lo que te va a venir con todos los sentidos a flor de piel.

Pronto, dentro de quizá solo unos meses, descubrirás lo duro que puede llegar a ser el suelo y lo difícil que será para Antonio verte caer sin hacer nada. Guárdate la experiencia. Aunque no sepas de qué va al principio, será una de las lecciones que más te ayudarán en cuanto te levantes. Hazte fuerte con ella.

Tus rodillas también se harán fuertes a pesar de que controlarás la bici con los ojos cerrados. Toma nota: hay un tronco cerca de la Era Patía con el que aprenderás que las lágrimas no curan y te las acabarás guardando. Terminarás sacándolas al sonreír, que mola más. Y un coche te mostrará la filosofía de vida que llevarás desde ese momento: cualquier versión de Laura siempre cae de pie. Pero también te encontrarás momentos buenísimos debajo de un disfraz o encima del patinete, con un balón en los pies y con una raqueta en la mano. Ten cuidado con la espalda. O mejor no, no está mal la dirección que tomarás después del dolor.

No pasa nada cuando veas que a Mariluz le cuesta cogerte el teléfono durante tu primer mes de independencia. Ya te lo explicará, pero mientras, nota que te está dando ánimos cada día. Devuélveselos. Tampoco es fácil para ella, y es mayor. Cuídala.

No te preocupes de las notas, llegarán solas y no sirven para nada. Pero no te pierdas un solo minuto de los trabajos en grupo, de las ideas absurdas, de las patatas bravas, de los cortos, los guiones, los proyectos que nunca llevarás a cabo.

Descubrirás cómo es el cine, por dentro, para que aprendas a distinguir la realidad de la ficción y luego elijas con qué quedarte. Verás cómo tu camino tiene una y mil curvas con un desconocido final que siempre acabarás por disfrutar. Lo sé porque eres como yo, aunque más lista, y exprimirás mejor las experiencias. A mí se me ha caído alguna, pero no vuelvas a por ellas. Continúa hacia delante porque quizá el tropezón te lleve a caer en una mucho más agradable o excitante que aquella que dejaste atrás.

Intenta no enamorarte de sueños imposibles. No, los Reyes Magos todavía no nos han traído el helicóptero ni el señor patata ni el peluche del extraterrestre de Toy Story, pero yo no he perdido la esperanza, lo conseguiremos. Que nadie te engañe con que la vida es corta. Es tan grande como tú quieras que sea. Desconfía del que te diga que no existe la felicidad. Te sigue, camina junto a ti de la mano, a veces se esconde, pero eres buena siguiendo pistas y os encontraréis a menudo.

Pierde el norte, lo encontrarás siempre y su búsqueda te llevará a caminos fantásticos. El que recorro ahora está lleno de sonrisas y emociones escondidas debajo de preguntas que solo tú contestarás con un sí. No pienses que eres la tonta del bote, eres la única que sabe aprovechar los grandes momentos que se te ofrecen. Haz fotos de los ojos brillantes que se te pongan cuando tengas a Roger Federer tan cerca como en mis sueños -ya llegarás a ellos, tranquila-; haz fotos del nudo en el estómago que te producirá ser parte de unos Juegos, de un partido, de una película o de una medalla de oro. Pero no hagas muchas. No pierdas el tiempo detrás de la cámara y sé la cámara. Son tus ojos los que tienen que retener todos esos momentos.

Te enfadarás con Leyre por quitarte el mejor día del año, pero se te pasará pronto porque descubrirás que ella tiene las mismas ganas de jugar que tú y os llevaréis tan bien que estarás deseando que llegue el mejor día del año para decirle por qué es el mejor día del año. Va a ser la mejor aliada de tu cruzada por demostrar que la vida es tan absolutamente fantástica como aquellos cuentos que estás a punto de escribir.

Sí, al final todo han sido consejos. Toma los que necesites o déjalos todos. Pero siempre decide tú. Te va a ir muy bien, aunque a veces sientas que si no fueras tan inocente te iría mejor. Lo pensarás muchas veces, pero confía en mí, te irá muy bien. ¿Y sabes lo mejor? Vas a conservar esa cara de niña pequeña mucho tiempo. Y también esa sonrisa de mala persona que solo sabes poner para las fotos porque no sabes ponerla de verdad. Y es muy divertido.

Sonríe mucho, 2.5, y disfruta.

Te estoy esperando.

Laura2.5

Laura 29.5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s