Alberto Entrerríos: “Queremos que la gente se sienta orgullosa de nosotros”

Así comenzó el Mundial de Balonmano que se celebró en España del 11 al 27 de enero de 2013.

Toda una vida dedicada al balonmano no podría tener mejor final que el Campeonato Mundial que comenzará el 11 de enero en nuestro país. Alberto Entrerríos (Gijón, 7 de noviembre de 1976) se despide de la selección  española en casa, delante de todos los seguidores que le han estado apoyando desde que comenzara su carrera, esa de la que puede mostrar orgulloso, entre otras cosas, una medalla de oro en el Mundial de 2005 y un bronce olímpico de Pekín 2008.

–¿Cómo se afronta este último Campeonato con la selección?
–Con calma. No hay más presión que en otros campeonatos. Tengo la misma responsabilidad, la misma entrega y las mismas ganas de hacerlo bien, que no se reduce a ganar el oro. Dar buena imagen y que la gente se divierta también es muy importante para mí.

–¿Tiene la selección algo más que demostrar al jugar en casa?
–Queremos que el público se vea reflejado en los valores con los que jugamos. Si ganamos seguro que se van a sentir orgullosos, pero si no lo hacemos queremos que también se sientan así por lo que hemos hecho.

–¿Cómo está viviendo el grupo este Mundial?
–Tenemos ilusión por hacer un buen campeonato. El objetivo, por supuesto, es ganarlo en nuestra casa. Cada
uno tiene su historia, para mí es mi último campeonato y si para todos es ilusionante, para mí existe ese plus de emoción.

–¿Cuáles son los enemigos?
–Son siempre el mismo bloque. Está Francia, favorita siempre. Dinamarca, Suecia, Hungría y Croacia.

–Y la falta de apoyos…
–Soy muy consciente de que aquí, en España, el único deporte es el fútbol, el fútbol y después, Nadal.  Dinamarca tiene más suerte, por ejemplo, porque todo el país está volcado con su selección, los daneses ven los valores reflejados en el balonmano. Aquí sabemos que es más difícil. Que nos gustaría que fuese más apreciado por el público y por los medios, claro, pero también estamos mejor que otros.

–¿Cómo está su hermano Raúl, lesionado a última hora?
–Está fastidiado porque no se pierde cualquier campeonato, es el de casa. Y estaba en una forma física excelente. Pero ya lo ha asumido. (Fue operado ayer y estará seis meses de baja)

–¿Qué pasará con usted después del Mundial?
–Tengo dos años más con mi club, el Nantes. Después, ya veremos, aunque con 38 que tendré entonces a lo mejor me cuesta un poco más seguir. Y cuando juegue la selección, pues tendré vacaciones.

–¿Se puede vivir bien en España siendo jugador de balonmano?
–En muchos casos hay que salir para ganarte la vida. Si no caes en un club grande como el Barcelona o el Atlético de Madrid, tienes que hacerlo. También depende de en qué momento de tu vida estés. Si eres joven sin más responsabilidades, salir puede ser bueno para mejorar, pero no es una obligación. Si ya tienes familia, te lo tienes que plantear porque es necesario un sueldo. Para mí fue obligatorio porque los dos clubes en los que me venían bien por dinero no necesitaban mis servicios.

–¿Se han notado los recortes estos últimos años?
–El balonmano está en crisis permanente desde hace mucho tiempo, y ahora está siendo dificilísimo. Conseguir el campeonato sería una grandísima imagen para empezar a defender nuestro deporte. Sin una buena carta de presentación no puedes llamar a muchas puertas y aun si la tienes, con el balonmano no es seguro que te las abran. Por eso, con un triunfo así, sí se podría iniciar un camino.

–¿Qué ha tenido que sacrificar por dedicarse a una profesión que no tiene demasiado respaldo?
–Horas, muchos días con la familia, tener una residencia estable. Otros no lo llevan tan mal como yo, pero para
mí son cosas muy importantes. Echo de menos no tener que estar haciendo las maletas cada poco tiempo. Y que cuando tienes vacaciones, que sean reales, no como estas que me he pasado en el coche, en el bus y en el tren todo el tiempo.

–Pero al final de su carrera en la selección se quedará con cosas buenas.
–Soy un privilegiado, porque además he vivido los mejores años del balonmano español. He estado siempre en
equipos que han luchado por grandes títulos y que han podido solucionar los problemas económicos para que
nos dedicáramos a jugar.

–Dos palabras para describir su carrera.
–Orgulloso y afortunado, mucho.

En ABC.es: aquí.

Anuncios

A Laura 2.5

Hola, Laura 2.5

No, no me mires así, no te voy a soltar ninguna charla porque no te la mereces. Además, serás lo suficientemente lista como para ver los problemas antes de que te lleguen y sortearás con bastante gracia cualquier discusión. No, tampoco habrá consejos. No merece la pena. Tienes escondida la capacidad para saber aprovechar las palabras de otros sin que ellos se den cuenta de que estás aprendiendo de ellas.

Solo me apetece decirte una palabra: Disfruta.

Disfruta porque la vida te va a poner en bandeja un montón de situaciones estupendas que no deberías desaprovechar. Vaya, ya me salió un consejo. Perdona. Es que me encantaría que vivieras lo que te va a venir con todos los sentidos a flor de piel.

Pronto, dentro de quizá solo unos meses, descubrirás lo duro que puede llegar a ser el suelo y lo difícil que será para Antonio verte caer sin hacer nada. Guárdate la experiencia. Aunque no sepas de qué va al principio, será una de las lecciones que más te ayudarán en cuanto te levantes. Hazte fuerte con ella.

Tus rodillas también se harán fuertes a pesar de que controlarás la bici con los ojos cerrados. Toma nota: hay un tronco cerca de la Era Patía con el que aprenderás que las lágrimas no curan y te las acabarás guardando. Terminarás sacándolas al sonreír, que mola más. Y un coche te mostrará la filosofía de vida que llevarás desde ese momento: cualquier versión de Laura siempre cae de pie. Pero también te encontrarás momentos buenísimos debajo de un disfraz o encima del patinete, con un balón en los pies y con una raqueta en la mano. Ten cuidado con la espalda. O mejor no, no está mal la dirección que tomarás después del dolor.

No pasa nada cuando veas que a Mariluz le cuesta cogerte el teléfono durante tu primer mes de independencia. Ya te lo explicará, pero mientras, nota que te está dando ánimos cada día. Devuélveselos. Tampoco es fácil para ella, y es mayor. Cuídala.

No te preocupes de las notas, llegarán solas y no sirven para nada. Pero no te pierdas un solo minuto de los trabajos en grupo, de las ideas absurdas, de las patatas bravas, de los cortos, los guiones, los proyectos que nunca llevarás a cabo.

Descubrirás cómo es el cine, por dentro, para que aprendas a distinguir la realidad de la ficción y luego elijas con qué quedarte. Verás cómo tu camino tiene una y mil curvas con un desconocido final que siempre acabarás por disfrutar. Lo sé porque eres como yo, aunque más lista, y exprimirás mejor las experiencias. A mí se me ha caído alguna, pero no vuelvas a por ellas. Continúa hacia delante porque quizá el tropezón te lleve a caer en una mucho más agradable o excitante que aquella que dejaste atrás.

Intenta no enamorarte de sueños imposibles. No, los Reyes Magos todavía no nos han traído el helicóptero ni el señor patata ni el peluche del extraterrestre de Toy Story, pero yo no he perdido la esperanza, lo conseguiremos. Que nadie te engañe con que la vida es corta. Es tan grande como tú quieras que sea. Desconfía del que te diga que no existe la felicidad. Te sigue, camina junto a ti de la mano, a veces se esconde, pero eres buena siguiendo pistas y os encontraréis a menudo.

Pierde el norte, lo encontrarás siempre y su búsqueda te llevará a caminos fantásticos. El que recorro ahora está lleno de sonrisas y emociones escondidas debajo de preguntas que solo tú contestarás con un sí. No pienses que eres la tonta del bote, eres la única que sabe aprovechar los grandes momentos que se te ofrecen. Haz fotos de los ojos brillantes que se te pongan cuando tengas a Roger Federer tan cerca como en mis sueños -ya llegarás a ellos, tranquila-; haz fotos del nudo en el estómago que te producirá ser parte de unos Juegos, de un partido, de una película o de una medalla de oro. Pero no hagas muchas. No pierdas el tiempo detrás de la cámara y sé la cámara. Son tus ojos los que tienen que retener todos esos momentos.

Te enfadarás con Leyre por quitarte el mejor día del año, pero se te pasará pronto porque descubrirás que ella tiene las mismas ganas de jugar que tú y os llevaréis tan bien que estarás deseando que llegue el mejor día del año para decirle por qué es el mejor día del año. Va a ser la mejor aliada de tu cruzada por demostrar que la vida es tan absolutamente fantástica como aquellos cuentos que estás a punto de escribir.

Sí, al final todo han sido consejos. Toma los que necesites o déjalos todos. Pero siempre decide tú. Te va a ir muy bien, aunque a veces sientas que si no fueras tan inocente te iría mejor. Lo pensarás muchas veces, pero confía en mí, te irá muy bien. ¿Y sabes lo mejor? Vas a conservar esa cara de niña pequeña mucho tiempo. Y también esa sonrisa de mala persona que solo sabes poner para las fotos porque no sabes ponerla de verdad. Y es muy divertido.

Sonríe mucho, 2.5, y disfruta.

Te estoy esperando.

Laura2.5

Laura 29.5